Breve reseña de cómo las relaciones de pareja evolucionaron durante el siglo XX… Desde que ser “novios” era mal visto por la sociedad hasta nuestros días con los “amigovios”.

Por: Dr. Álvaro Rosales.
Foto: Sol Balleza.

¡Que vivan los novios! Novios en parroquia. E incluso “la iglesia es novia de Cristo”, dicen los cristianos.

Éstas y muchas otras frases, hacen ver el noviazgo como algo muy bello, romántico y deseable. Incluso como la mejor etapa de una relación de pareja, pues se les desea un eterno noviazgo.

Pero cada momento de la historia, cuando algo surge, causa un gran impacto y con ello su repudio por la sociedad. Las primeras mujeres con maquillaje, el poder fumar las damas, vestir pantalones las mujeres.

El noviazgo no ha existido siempre. Oficialmente el diccionario afirma que noviazgo es: “la relación de dos personas que se van a casar” y “el tiempo que dura la relación -de novios- “. Producto de un previo cortejo ¿o coqueteo?

Pero ya en Wikipedia se afirma que es la “relación amorosa (más que amigos) encaminada o NO al matrimonio”.

Etapa de frases muy “románticas” (¿o falsas?). Y llena de citas para hacer…muchas cosas. Pero ¿cómo surgió el noviazgo?

¡El noviazgo aparece en el siglo XX! ¡Que herejía! La sociedad se estaba corrompiendo. Hasta la década de los años 20´s, el hombre conocía a una mujer y se decidía a hablar con los padres para tener una charla supervisada por los padres y así decidir si era su prometida para casarse.

Pero en Alemania surgió la idea de tener una etapa de transición entre la soltería y el matrimonio y así probar si pudieran a futuro sobrevivir en esa nueva relación.

Esto influenciado por la Segunda Guerra Mundial, donde la ocupación de Francia propició que soldados alemanes entablaran relaciones con francesas.

De Alemania pasó a Estados Unidos.

Todos sabemos que esto se fue relajando. Permitiendo salidas “supervisadas”, posteriormente el automóvil, el cine y en los 60´s los anticonceptivos, abrieron más actividades permitidas -normales- en el noviazgo.

Hoy el noviazgo pasa desde el ligar, tomarse de las manos (holding hands), “meter mano” (magreo) con besos profundos (petting) e incluso coito.

Todo ello sin compromiso. Tanto que la Real Academia Española de la lengua ya aceptó las palabras amigovio y amigovia. Se ha superado el término novio (de latín novius y novus, que significa nuevo).

Aun la ceremonia de la iglesia reza: “el novio (¿? Si ya están casados) puede besar a la novia”. Ahí era el primer beso.

Ya todo está permitido, pero, que no lo engañen que textos antiguos dicen que la novia o el novio… ¡no existía esa “relación” antes de 1920! Y los primeros “noviecitos” fueron duramente rechazados por la sociedad. Era muy mal visto tener novio.