La Info ofrece 6 advertencias para saber cuando eres víctima de un enemigo oculto.

Redacción

Recuerdas cuando tu mamá te comentaba “Esas juntas no son buena influencia para ti”. Generalmente uno simplemente ignoraba la advertencia, pero al cabo de un tiempo, la intuición de madre ganaba la batalla.

A pesar de la experiencia no siempre es sencillo identificar a esas “amistades” que, en lugar de ayudarte a crecer como persona, lo único que hacen es entorpecer y hacer más difícil tu camino.
La Info te da 6 puntos para identificar cuando un “amigo(a)” es el enemigo oculto, presta atención a las advertencias.

¿Fuego amigo?

1. Por fin logras graduarte, ya tienes el trabajo por el que tanto luchaste, el chico(a) que te trae loca (o) te invitó a salir, no importa cuál sea la buena noticia que le cuentas a tu “amigo”, éste siempre responde con un “Ay, ni es para tanto”, “Eso cualquiera lo hace”, “Así sale con todas”; el chiste es echarte a perder tu momento de felicidad. En resumen: Minimiza tus logros y con eso te baja el ánimo y buena vibra que tenías.

2. Sí, hay que aceptarlo, a veces cometemos errores, pero por qué ese “amigo” es el que siempre te corrige y avergüenza delante de los demás, haciendo énfasis en lo que hiciste mal; o de la nada, en medio de una charla con otros amigos, comienza a criticar tu forma de vida o tu trabajo.

3. Casi nunca sabes de él o ella. Si recibes una llamada es porque algo va mal con su vida o necesita algún favor. Sabemos que hay que ser amigos en las buenas y malas, pero el que sólo te busque en éstas últimas no habla bien de ese “amigo”. Recuerda no volverte el muro de los lamentos de los demás.

4. Salen a tomar un café o a comer, y de pronto tú quieres contarle sobre tu último ascenso en el trabajo o del resultado del partido en el que jugaste. Acto seguido tu acompañante saca su celular, se pierde viendo memes y leyendo mensajes de alguien más. Es fácil notar cuando a alguien no le interesas, su cara de “quiero estar en otro lugar” te lo dice todo.

5. No te ayuda a evolucionar como persona, te sientes poca cosa o estancado cuando estás a su lado, puesto que sólo te crítica y pone en tela de juicio tus decisiones.

6. Si además de las anteriores alertas, no le cae bien a tu familia. Créeme que estás ante un falso amigo. Aléjate, es lo mejor que se puede hacer frente a una persona que resulta tóxica.

Ya sabes qué hacer si identificas con dos o más de estas señales. No digas que no te lo advertimos.